Paseando por uno de los jardines más céntricos y conocidos de la ciudad nos encontramos con la puerta del  Torreón del Alcázar, mandado construir por Alfonso X.

Su ubicación era la parte más alta y despejada de edificios de la ciudad,  para poder vigilar los posibles ataques a la amurallada ciudad. Sirvió de residencia en ocasiones a los Reyes Católicos. Actualmente solo se conserva una puerta de arco apuntado, en la que podemos observar sillares con la marca de los canteros, así como curiosamente, las armas de Castilla y León.

En la ronda de la ciudad y ubicada donde se hallaría una de las 8 puertas de la muralla de Villa Real, se encuentra la Puerta de Santa María, perteneciente al antiguo Convento de Nuestra Señora de Altagracia, derruido en los años 70.

Ciudad Real

Concejalía de Turismo

Cómo llegar desde: